Reflexión para el 2017 – Kendra Aira

¿Alguna vez has sentido en tu corazón un gran anhelo de hacer algo? Y de repente solo escuchas voces desde muy lejos que dicen, “nunca podrás hacerlo”, “eres muy joven”, “te falta experiencia”, “no sabes lo que quieres “, y mientras más importancia le das a esas voces más se va apagando ese deseo que hay en tu corazón.

Joven, hoy es un buen día para decidir quiénes y que definirá tu vida, muchos hemos cometido el error de querer vivir los sueños y metas de los demás. Y, quiero compartir esta pregunta que una vez leí: “¿recuerdas quién eras, antes de que el mundo te dijera quien debías ser?”

En la Biblia vemos que Dios en primer lugar nos define como hijos suyos, y luego damos frutos. No es al revez, no damos frutos para ser sus hijos. Aunque, dar fruto es algo que identifica si somos hijos suyos lo que esto nos lleva a entender es que nosotros no nos definimos por lo que hacemos, sino por lo que somos, hijos suyos. El mundo te define por lo que haces, no por quien eres.

La palabra de Dios dice que desde antes de que nacieras ya él tenía un propósito determinado para ti, y mientras más te acerques a Dios, más te conocerás a ti mismo, ya que fuiste creado a su imagen y su semejanza.

Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas. (Salmos 139:16)

 

Este 2017 es una buena temporada para descubrir lo que él ha dicho para ti. ¿Te arriesgas?

Por Kendra Aira, líder de célula de PUCMM

Editado por Lowell Abbott, líder célula de INTEC

 

Comments

comments

About Author

Leave a Reply